El origen de las Bloomers

En esta ocasión, Bloomers&Bikini quiere rescatar el verdadero origen de su producto estrella para dar a conocer la gran evolución que ha tenido a lo largo de los años, hasta desembocar en los actuales diseños de Laura Sánchez. Te invitamos a repasar con nosotros la historia de la Bloomers, una prenda que nació ligada al ideal de igualdad. Seguro que va a sorprenderte porque… ¡revolucionó el concepto de moda femenina hace más de ciento sesenta años!

A pesar de que hoy las Bloomers son unas cómodas culottes que pueden usarse como bikini o como underwear, inicialmente fueron concebidas como una prenda que liberase a la mujer de la opresora vestimenta del siglo XIX. En aquellos tiempos, surgió en Europa y Norteamérica el denominado movimiento feminista, a través del cual se dieron a conocer mujeres valientes como las sufragistas, que lucharon incansablemente por obtener algo tan fundamental como el derecho femenino al voto.

Una de las figuras que sobresalió en esta época de cambios y avances fue, sin duda, Amelia Jenks Bloomer (1818-1894). Con 22 años, esta estadounidense comenzó a escribir en un periódico neoyorkino sobre feminismo y la necesidad de romper con los estereotipos anquilosados que mantenían a la mujer relegada a un segundo plano social y político. Una de sus más sonadas demandas fue la de eliminar la vestimenta afrancesada que imperaba en ese momento, muy recargada y asfixiante, por una más acorde con el día a día real de una mujer activa. En el año 1851, una activista llamada Elizabeth Smith Miller, más conocida como Libby Miller, propuso lo que ella pasaría a llamar el «vestido racional»: unos calzones bombachos de inspiración oriental y, encima de estos, un vestido corto o una falda y una chaqueta. Esta innovación llegó a oídos de Amelia Bloomer, quien no tardó en comunicar la existencia del nuevo vestido reformista desde The Lily, el medio impreso desde el que colaboraba.

Como era de esperar, la noticia se propagó y muchas mujeres incluyeron este nuevo conjunto en su vestuario, el cual pasó a denominarse The Bloomer Costume o, sencillamente, Bloomers. Las primeras en llevarlo sufrieron numerosas críticas… Sin embargo, la persistencia de estas audaces pioneras hizo que la Bloomers no desapareciera y pasara a formar parte de los primeros trajes de baño en la Historia de la Moda.